sábado, 5 de marzo de 2011

Barco grande: ande o no ande?


Desde tiempos inmemoriales, el ego y la autoestima masculina han estado condicionados a l tamaño, salud y virilidad del género. La necesidad es la madre de la inventiva y la inventiva es la madre de la ociosidad. No hay duda que el sexo vende y más si se trata de artículos y adminículos para mejorar, agrandar y darle un pequeño empuje al “ego” del hombre. Dicho de otra manera: “Barco grande, ande o no ande”.

En el mundo de los productos especializados para ello, existen procedimientos quirúrgicos para corregir desviaciones o tamaños (ouch!), artículos de aplicación física (alargadores, agrandadores, bombas de succión) y productos naturales que el interesado debe ingerir para lograr algún efecto, visible o psicológico.

Es bien sabido que los métodos naturales no invasivos (ejercicios de alargamiento o píldoras) son más económicos que los procedimientos quirúrgicos, que además de lo invasivo se puede correr el riesgo eventual de alguna infección en las partes nobles expuestas a un bisturí. Para ello han salido al mercado especializado una multitud de tabletas, pastillas o píldoras, como el Size Gain Plus, de fabricación Europea y las americanas Vigrx Plus, que prometen resultados visibles a la tercera semana de ingerir el producto.

Pero si la cuestión es que se requiere algo de tracción, existe el llamado Andropenis, que al parecer es uno de los productos más demandados y con más de 20 años en el mercado.Famosas también son las bombas de vacio, como el Phallosan o los tensores como el MaleEdge, hecho en Noruega.

Es necesario recordar que lo más sensato y lógico, antes de ponerse a inventar con alguna parte de su cuerpo, sobre todo con algo tan delicado, es someterse a la evaluación de un médico especialista que determine con precisión si se padece algún tipo de disfunción que deba ser corregida quirúrgica, medicinal o psicológicamente, aunque por otro lado, la libertad y confidencialidad que da el pedir cualquier producto por Internet es una tentación dificil de evitar.


No hay comentarios: