lunes, 16 de marzo de 2009

En el mar la vida es más sabrosa...


Si, en el mar la vida es más sabrosa, y costosa también, pero no se puede negar que la sensación placentera de que te atiendan como mereces (a corpo di rey) mientras disfrutas de la vista, el aroma del mar, la calidez del sol, de la pachanga, rumbas y bebidas alcohólicas (ya empiezo a escuchar a los puritanos decir que uno se puede divertir sin alcohol, es cierto, pero también no es menos cierto que el alcohol es un lubricante social asi que... a beber). Hace unos meses estuve en Cancún con mi esposa pasando nuestra luna de miel y no podía creer lo bien que nos trataron, podría jurar que era otro mundo y efecto, asi era.

Estuvimos en el Sun Palace (hotel por excelencia para los lunamieleros) donde por un paquete económico (gracias Cadivi por no habernos echado a perder el viaje) pudimos disfrutar de una atención super esmerada del personal que labora en el hotel de la cadena Palace. No puedo dejar de mencionar a todo el crew de animadores, recepcionistas, cocineros, personal de atención al cliente, camareras y camareros que nos hicieron sentir como si para ellos eramos lo más importante. Entiendo que para eso les pagan pero es por cuestión casi que de cultura, ellos saben que el turismo es primordial y por eso cuidan y miman al turista. Si Dios quiere (y Cadivi) regresamos este año nuevamente.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: